sábado, 9 de agosto de 2008

No existe la perfección

"Te amo sin saber cómo ni cuándo ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
asi te amo porque no se amar de otra manera

(...)

Tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño"

Al leer estos versos de Pablo Neruda consignados en su libro "Cien sonetos de amor", tenía en mi garganta el calor de las palabras cuando quieren salir de mi boca, pero no salieron pues en una biblioteca universitaria poco ruido se puede hacer, asi que giré mi cabeza esperando que el ardor se extinguiera, con tan mala suerte que perdí la pagina del soneto XVII. Mis dedos tocaron la página final del libro en donde más de 20 etiquetas yacían silenciosas. Cual sería mi sorpresa: todas las etiquetas contenian nombres femeninos. "¡Estoy fregada!" me dije, "Sólo las viejas leemos a Neruda y aún espero que alguien (entiendase hombre) me hable asi!!" Seguiré esperando, pues Neruda aunque era poeta también fue hombre...de muchas mujeres. No existe la perfección.